Tres poemas

Caparazona

Sé que me besas cuando duermo.
Lo sé porque cuando despierto,
todas las flores del mundo
se comentan alegres y locas
el dulce aroma
que dejaron tus alas.

Escrito el domingo 3 de junio de 2007.


Nocturno

(a propósito de la canción de Secret Garden)

En algún lugar de la noche
en algún pueblo o desierto
o entre algunas flores y ramas
deste bosque eterno tan cierto
sigo atento y fiel, sigo nuevo
no apago el sueño
no enciendo el ojo
no puedo.

Escrito el martes 17 de julio de 2010.


Aleph

Intentar atrapar todas las cosas
en una sola vida;
Tarea no fácil, quizá tampoco tan noble.
Procurar apoderarse de todo el arco iris:
Los grises resultan en atril.

Todas las risas, las de dientes blancos,
también los amarillos, o los pocos o los
enormes. También los azules si los hubiera.

Todas las armonías, cada nota o acorde
tarareados por una garganta de gruta.
Todas las hadas y las hembras
entre sólo dos cejas, enredadas.
La mujer en pleno, deshojándose en Eva
mientras el hombre en Anthropos
acaparando planetas cual voluptuoso embudo.

Brazos con benditas estrías:
Todo el Todo a borbotones en sus manos.

Escrito el martes 3 de abril de 2007.